La Publiciad del mal

domingo, 18 de abril de 2010

 


La publicidad del mal
Desde que estoy en Facebook no hace falta alguien que hable sobre las calamidades que ocurren en el planeta, desde luego que no tiene nada de malo simplemente que es una reacción que eventualmente se vuelve chocante leer a esos alarmista que de todo sacan conclusiones aventuradas sobre los eventos fortuitos que tienen desenlaces desafortunados y se llevan las horas y las paginas escribiendo sobre la maldad que impera en el mundo. Sé que muchas veces tienen la razón y están en el derecho de informar pero cuando esa información va acompañada de tenebrosas insinuaciones sin fundamentos si llegan a molestar pues están cayendo de una u otra forma en una especie de terrorismo informático donde tal inconscientemente alarman a personas que no tienen la capacidad de discernir en la información que se les da y creen que todo es real. ¿Pero por qué sucede esto? ¿Qué insano gusto nos provoca alarmar a la gente con malas noticias? Si miramos a los diarios de mayor circulación veremos que esos a los que denominamos diarios amarillistas siempre están a la cabeza en ventas. Bajo el hombro de muchos individuos rumbo al trabajo vemos que llevan su diario con gente sin cabeza, balaceados, personas muertas que aparecen en carreteras y en fin tantos hechos que nos confirman sin duda que vivimos en tierras y momentos por demás violentos y que el salir a la calle es exponer a terminar como una estadística a más o como protagonista de esas notas que leemos muy temprano en la mañana. Con ese morbo constante nos vamos acostumbrando que debemos estar al pendiente de todo lo malo que suceda en el acontecer diario y por lo mismo vivimos creyendo que todo está mal, que nada saldrá bueno en ningún lado, nos vamos haciendo conspiranoicos y nos metemos más a Indagar sobre esas malas notas, con la intención de llegar más lejos en nuestra indagación pero solo vamos a encontrar más suposiciones que daremos como ciertas porque estamos ávidos de esa información, no nos importa cotejarla pues creemos que si alguien la puso allí es porque debe ser verdad. El punto es que los diarios y la gente que hace estas notas viven de esto, del mal de lo que no está bien, de la desgracia pues nunca veremos de ellos una nota de agradecimiento, de bondad, de alegría algo que sea bueno recordar y es que la maldad tiene muy buena publicidad habría que ver si existiera un diario en donde solo trajera buenas noticias, si pudiera sobrevivir bajo la demanda de tantas cosas que venden mejor. Desde mi punto de vista veo que la maldad debe ser publicitada para que nosotros podamos reflexionar y comprender que la bondad es tan normal en el entorno humano que pasa desapercibida, es como respirar, es tan necesaria y primordial que todos estamos consientes de que el oxigeno debe circular por nuestro organismo, sabemos que podemos estar sin comer o sin beber por largos periodos pero sin respirar difícilmente duraremos mas de unos cuantos minutos. Y aún con la importancia que resulta el respirar no vemos carteles publicitándola porque es un reflejo.De la misma manera debemos pensar que existen las cosas buenas, estamos tan acostumbrados a ellas que no hace falta saber que están allí pero tal vez convenga mencionarlas de vez en cuando y también ir alejando al publicad del mal. Quiero aclarar que no se trata de ignorar esta información sino simplemente valorar que mediante esta podemos aquilatar las cosas buenas que nos brinda la vida. Al menos es lo que hago y como hay mucha gente publicitando el mal yo tratare hacer lo contrario. Comparte también cosas buenas, haz notar que la vida también tiene cosas positivas por las que ha valido la pena pasar por este mundo. Que el pensamiento positivo siempre ilumine tu mente.

César Buenrostro.

0 comentarios: